Probando Windows 8 en MacBook Pro

Para realizar las pruebas de rendimiento y usabilidad de Windows 8 hemos usado un  Macbook Pro con las siguientes características:

  • Procesador Intel Core 2 Duo P7350
  • 6Gb de memoria Ram DDR3
  • Tarjeta gráfica NVidia 9600GM

En nuestra humilde opinión no ha sido de nuestro agrado este paso, ya que te obliga a introducir una cuenta de correo

obligatoriamente.

Una vez se muestra la pantalla de inicio la primera sorpresa es el interfaz tipo Smartphone o Tablet (esta diseñado para todo tipo de dispositivos táctiles)

Otra gran sorpresa es que cuando accedemos al Escritorio el botón de Inicio, que tanto ha caracterizado a Windows, no se encuentra. Para acceder al contenido de éste hay que apuntar con el cursor en el borde inferior derecho y se despliega una pestaña con acceso a programas y configuraciones.

Existe una opción para los nostálgicos del botón de Inicio que consiste en instalar una aplicación llamada Start8 que devuelve el aspecto a la barra inferior como si fuese Windows 7.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestras primeras impresiones después de usarlo son realmente positivas.

En cuanto a la instalación de aplicaciones pesadas como Office 2010 la velocidad es mucho mayor y se reduce notablemente el tiempo de instalación respecto a Windows 7.

El administrador de tareas da información mucho más detallada sobre el consumo de recursos de las aplicaciones y el entorno visual es más intuitivo.

Después de usarlo media hora te acostumbras al entorno creado para Windows 8, pero hay que perder un poco de tiempo para configurarlo, encontrar los drivers de los fabricantes para Windows 8  y empezar a sacarle un buen partido.